Biomasa Leña

Las estufas de leña vistas son sistemas de calefacción, cuya fuente de energía es la leña de los árboles. Al utilizar un combustible natural, las podemos englobar dentro de las energías renovables.

Estas estufas se pueden ver por completo, es decir, todos los lados de la estufa son visibles. Se suelen colocar cerca de una pared, guardando las distancias de seguridad, o en el centro de una estancia.

*Hay que tener en cuenta que la madera utilizada debe tener un porcentaje de humedad entorno a un 20% o menos.

Tipos

Podemos distinguir las estufas de leña por su material y por su forma de calentar:

De hierro fundido: Son más robustas, tienen una alta resistencia al calor por lo que duran muchos años. Este material tarda más en calentarse, sin embargo, una vez bien calientes, el calor dura mucho, incluso siguen disipando calor una vez apagadas, hasta que se enfría por completo el material.

Hay que guardar una distancia de seguridad con muebles, cortinas, personas… ya que emiten mucho calor constante y directo mediante radiación.

Son pesadas, de estética más rustica, y con un rendimiento muy alto, gracias a su inercia térmica y su homogénea y lenta forma de radiar calor.

De acero: Estos aparatos son más ligeros, ya que se fabrican con planchas de acero soldadas. A diferencia de las anteriores, funcionan por convección, calientan el aire y lo reparten por la escancia; se calientan rápidamente, y empiezan a emitir calor antes; esto implica que se enfríen más rápido, por lo tanto, una vez apagadas no dejar de disipar calor antes.

Hoy en día, las estufas de acero integran un sistema de doble combustión que optimiza y aumenta el rendimiento, gasta menos combustible y reduce las emisiones.

Este material permite una amplia gama de diseños y estilos. Algunas incluyen material refractario para aumentar su inercia de calor y su capacidad calorífica.

De material refractario: las estufas que llevan este material suelen ser más voluminosas y con más autonomía. Funcionan de una forma muy similar a las anteriores, pero conservan y distribuyen mejor el calor.

¿Quieres instalar una estufa de leña?
Llámanos al móvil de la empresa 605 891 400 o a nuestra tienda de Segovia 921 00 32 29 para darte presupuesto sin compromiso.

Calientan por radiación: las estufas de hierro fundido usan este sistema, calientan los objetos de forma directa y con rapidez, es decir, emiten calor a través del calor que tienen sus paredes. Hay que tener cuidado con ellas, al calentar objetos directamente pueden quemar al tocarlas; hay que extremar el cuidado con niños y/o mascotas.

Calientan por convección: este sistema funciona así, entra aire de la estancia en la estufa, se calienta en la cámara de combustión y sale caliente por las rendijas de ventilación del aparato; este aire caliente es uniforme y se distribuye por la estancia por convección natural. Mediante este sistema trabajan las estufas de acero y de refractario.

El sistema ideal es una estufa que convine ambos, radiación y convección, para obtener un calor rápido y uniforme.

Instalación

Instalar una estufa vista de leña, generalmente, es bastante sencillo. Hay que tener en cuenta que es obligatorio instalar una salida de humos vertical con tubería que llegue al tejado o cubierta de la vivienda, tal y como indica la normativa RITE.

Otro punto a considerar, al instalar una estufa de leña, son las distancias de seguridad con muebles, cortinas, pared y otros elementos que puedan ser inflamables, que ha de ser entre 0,5 y 1 metro. Y hay que considerar el material del forjado o los tejados, ya que, si se tratara de madera, la salida de humos debe ser en tubería doble aislada, para evitar riesgos.

No todas las estufas son iguales, ni tienen el mismo poder calorífico, por ello, antes de realizar una instalación, debe tener claro que necesita o quiere, que opciones tiene para la instalación; etc. Es decir, realizar un estudio personalizado para ver cuál es la mejor opción para calentar su vivienda.

Funcionamiento

El funcionamiento de las estufas de leña es sencillo, se basa en la combustión de la madera y emisión del calor generado.

Se coloca la leña en la cámara de combustión, se enciende la madera, y empieza a calentar y generar calor a la vivienda. Dependiente del diseño de la estufa y el material del que esté fabricada, emitirá calor por convección o por radiación.

Al estar cerrada nos aseguramos que no habrá humos dentro de la vivienda. Lo que hace que podamos disfrutar de un agradable confort y de la vista de los leños quemándose. Para que funcione correctamente y la madera pueda arder, es necesario que disponga de unas pequeñas entradas de aire. Este servirá para realizar la combustión y posteriormente saldrá por la chimenea en forma de humo.

Necesitas realizar el deshollinado o mantenimiento de tu estufa
Llámanos al móvil de la empresa 605 891 400 o a nuestra tienda de Segovia 921 00 32 29 para darte presupuesto sin compromiso.

Encendido

Encender una estufa de leña es una tarea sencilla. Primero tiene que estar limpia, hay que recoger los restos de ceniza de la cámara de combustión y vaciar en cajón de cenizas. Estas cenizas se pueden reutilizar para limpiar el cristal de la estufa o como abono para plantas.

Después cargamos la estufa de combustible y prendemos la leña. Durante el proceso de encendido, es importante tener los tiros abiertos, para que entre aire en la cámara y avive la combustión de la madera.

Una vez que haya prendido la primera carga, se generan brasas, se puede ir añadiendo más leña y empezar a controlar los tiros para regular el aire que entra a la cámara y el calor que sale a la estancia.

Al cerrar algo los tiros, aseguramos un pequeño flujo de aire entrante en la cámara, una combustión más lenta, es decir, la madera arderá más lentamente, durando más tiempo encendida.

Mantenimiento

Las estufas de leña conllevan un mantenimiento diario por el usuario y un mantenimiento anual por el deshollinador. Este mantenimiento garantiza el estado y el rendimiento del aparato, y la seguridad de la vivienda.

Cada vez que se use la estufa hay que limpiarla, siempre en frío. Retirar el exceso de hollín y ceniza del cajón y la cámara de combustión.

También es recomendable limpiar el cristal habitualmente, incluso diariamente, para evitar las manchas de hollín y disfrutar de la agradable visión de las llamas. Se puede limpiar con un trapo húmedo y ceniza.

También se deben revisar las juntas, limpiarlas y revisarlas. Y en caso de deterioro, hay que cambiarlas, para evitar fugas de gases.

Por el uso, las placas y el deflector se acaban desgastando. Estas piezas se pueden reemplazar de forma sencilla cuando se deterioren.

Además, para limpiar el exterior de la estufa, tienen que tener en cuenta que no deben usar alcohol ni disolventes, para no dañar la pintura. Con pasar un paño es suficiente.

Deshollinar el conducto de humos es lo más importante. Es recomendable hacerlo todos los años, o cada dos años, según el uso. Existen productos que ayudan a limpiar la chimenea.

Si quiere más información sobre nuestras estufas, calderas, chimeneas o calefactoras biomasa, no dude en ponerse en contacto con nosotros sin compromiso.
21 Jun, 2023

Teoría de la combustión

Os hemos enseñado estufas, cassettes, chimeneas, barbacoas, mantenimientos y deshollinados… pero no hemos tratado el tema que hace posible todo esto, la combustión.
Necesitamos tres ingredientes esenciales para obtener fuego: un elemento combustible, un elemento comburente y un elemento oxidante.

Read More
14 Mar, 2023

Chimenea Francesa

La mayoría de la gente al mencionar una chimenea, la denomina chimenea francesa, sin saber muy bien lo que es. Vamos a solventar la confusión que hay con este nombre.

Read More
Call Now Button